Equilibrar la cadena de suministro en el sector.

Seguimos esta semana, con diferentes conclusiones que obtuvimos en la Jornada de Gestión de la Cadena de Suministro en gran consumo, organizada por ICIL.

Partamos en este post de definir el concepto de cadena de suministro, concepto muy amplio que  incluye todas las actividades comprendidas en planificación, aprovisionamiento, fabricación, logística. Incluye también sistemas de integración con los proveedores de mis proveedores y con los clientes de mis clientes para poder evaluar el flujo de los productos en procesos integrados, midiendo su velocidad, visibilidad y su grado de sincronización. Es indudable que el  soporte de tecnología de la información es una plataforma indispensable para el desarrollo de esta gestión.

Si cogemos a su vez la definición de equilibrio del diccionario de la Real Academia de la lengua, tenemos: Ecuanimidad, mesura, sensatez en los actos y juicios.

Es decir todos los actores de la cadena de suministro deberán trabajar para intentar lograr el equilibrio de una balanza en la que nos aparecen dos factores que hemos establecido en anteriores post:

  • Servicio al cliente. La diferenciación e innovación en el servicio al cliente constituyen un arma de mantenimiento e incremento de la cuota de mercado y por lo tanto de mejora en el funcionamiento de la cadena de suministro. Las causas de la importancia creciente del servicio al cliente dentro de la cadena de suministro son las siguientes:
    • Creciente sofisticación de los gustos de los consumidores
    • Incorporación de la mujer al trabajo
    • Concentración creciente de empresas.
    • Globalización.
  • Reducción de costes directos.  Los principales factores a tener en cuenta en el proceso de reducción de costes vienen marcados por que en la actualidad el cliente está dispuesto a pagar un precio determinado por el producto o servicio, con lo cual debemos trabajar de cara a mantener los costes operativos dentro de unos márgenes.

Para poder mantener este equilibrio, es imprescindible establecer una forma de actuar entre los actores de la cadena que les lleve a comprender y poder mejorar continuamente los procesos, para ello se deben realizar tres grandes tareas:

Evaluar

  1. Definir la Misión del proceso de forma tal que permita la comprensión del valor añadido del mismo respecto de su contribución a la Misión general de la organización.
  2. Asignar un propietario de proceso que lidere la mejora continua de la eficacia y la eficiencia.
  3. Consensuar requerimientos en la cadena  como primer paso para la mejora de calidad.
  4. Definir indicadores sólidos y consistentes que permitan la toma de decisiones acertadas respecto de la mejora. Es necesario estar seguro de que los datos en todo momento,  reflejan la situación actual, la tendencia y son coherentes con los requerimientos de la cadena.
  5. A partir de la comprensión de la misión, los requerimientos de los clientes y los resultados de los indicadores, evaluar el proceso identificando las ayudas y barreras existentes en el entorno y los puntos fuertes y áreas de oportunidad del proceso en si. El resultado de la evaluación nos permitirá detectar las áreas de mejora a contemplar.

Analizar

  1. Analizar las áreas de mejora, utilizando herramientas de mejora de la calidad tales como: Proceso de Mejora de Calidad, Análisis de causas raíz y Simplificación de procesos.
  2. Determinar los beneficios que la aplicación de la metodología del Benchmarking puede aportar, en cuanto a la obtención de prácticas adecuadas para obtener las mejoras de rendimiento necesarias.
  3. Identificar las acciones adecuadas para garantizar la mejora del rendimiento.

Mejorar

  1. Convertir las acciones en planes detallados de mejora
  2. Llevar a cabo los planes de mejora
  3. Comparar los resultados de los indicadores con los resultados previos, comprobando de esta forma si las acciones dan la mejora esperada.
  4. Iniciar un nuevo ciclo de gestión, volviendo a la fase de evaluación.

Debido a que los recursos son esencialmente limitados, trabajar en la mejora continua es absolutamente necesario para mantener el equilibrio de la cadena de suministro,

La mejora continua es un valor que no puede ser impuesto a los actores de la cadena de suministro, tiene que salir de ellos mismos.

Conseguir que los actores de la cadena de suministro  puedan aportar lo mejor de si mismos y así garantizar el éxito en la mejora continua de la organización exige gestionar tres requisitos:

  1. QUERER.- Tener la intención determinada de participar en la mejora continua es el primer requisito. Para ello un clima de comunicación abierta y honesta y la practica del reconocimiento son elementos básicos a construir mediante el adecuado rol de dirigentes.
  2. SABER.- El segundo requisito consiste en canalizar adecuadamente la energía creativa de los actores de la cadena de suministro hacia la mejora continua. Para ello todos los actores de la cadena deben tener una alta orientación al cliente.
  3. PODER.- Capturar el beneficio de la mejora continua exige invertir no solo en horas sino en recursos. Así pues el último requisito es proveer a los actores de la cadena de suministro del poder y los recursos necesarios para asegurar la captura de todo el potencial de mejora identificado.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .