Colaborar o no colaborar, esa es la cuestión

 

El concepto de cadena de suministro desde mi perspectiva se basa en la colaboración entre todos los actores, este concepto escrito en un artículo en un libro o en un post, todos los que nos dedicamos a la gestión de la cadena de suministro lo vemos como lo más lógico y coherente del mundo, pero:

La colaboración es una iniciativa difícil por naturaleza.

La colaboración en la cadena de suministro es difícil por muchas razones unas que se dan dentro de la casa de cada uno de los actores, y otras que se dan en las relaciones entre los mismos.

Empecemos por intentar señalar los problemas que aparecen dentro de nuestra propia casa, pues en teoría deberían ser los más fáciles de resolver:

  • Dentro de nuestro propio ámbito de gestión es difícil coordinar los objetivos de las áreas encargadas del proceso de compra (preocupada del coste de compra), stocks (preocupada del inventario), almacén (preocupada del coste de manipulación), transporte (preocupada del coste de distribución al cliente).
  • Es difícil establecer una visión conjunta e integrada entre departamentos de la empresa que en la mayoría de las ocasiones pueden llegar a tener objetivos enfrentados (Finanzas centrada en la disminución de los costes, Marketing y Comercial en el servicio al cliente, SCM en buscar el equilibrio entre costes y servicio al cliente).
  • Falta de tecnología adecuada para conseguir los resultados esperados por todas y cada una de las áreas de la empresa (SGA, RF, etc.)
  • Inexistencia de un cuadro de mando de la gestión de la logística o de la cadena de suministro que nos permita tomar decisiones adecuadas.

Si ya tenemos problemas dentro de casa, no hay que olvidar que entre los diferentes actores estos se pueden llegar a multiplicar por:

  • Visiones totalmente diferentes y contrapuestas, es muy difícil establecer una visión compartida entre las empresas sobre los resultados esperados y sobre todo de cómo estos se van a repartir.
  • Falta de tecnología adecuada para la consecución de los resultados esperados.
  • Inexistencia de indicadores y de gestión compartida que faciliten el éxito.

Pero pensemos en un mundo ideal dónde fuésemos capaces de resolver los problemas internos de la empresa y los existentes en la cadena de suministro, que es lo que las empresas conseguirían por empezar a colaborar y trabajar de manera coordinada. Aquí os señalo algunos beneficios:

  • Mejoras en las ocupaciones de los camiones.
  • Disminución de los plazos de entrega
  • Reducción de inventarios.
  • Disminución de obsoletos y caducidades.
  • Menores tiempos de manipulación en los procesos operativos de almacén.
  • etc.

Como conclusión, yo siempre señalo que colaborar genera ventajas a todos los actores de la cadena de suministro, con lo cual aquellas empresas que no se pongan ya a buscar soluciones a las barreras que impiden la colaboración, están perdiendo competitividad y por tanto posicionamiento en sus mercados.

Anuncios

Un comentario en “Colaborar o no colaborar, esa es la cuestión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.